“El Silencio” de Caifanes: una joya del rock mexicano

En este disco se aprecia la madurez de Caifanes, bien encausada con el trabajo producción de Adrian Belew.

0
1199
caifanes-el-silencio-saul-marcovich-andre-sabo-diego

“El Silencio” es el tercer disco de Caifanes

Después de dos grandes discos, cientos de conciertos y alta cobertura mediática, Caifanes se embarcó en la difícil aventura de trabajar en su tercer material discográfico.

“El Silencio” de Caifanes fue producido por Adrián Belew

adrian-belew
Adrian Belew

Tras contar con algunas ideas musicales, la primer gran decisión fue elegir a la figura que se encargaría de liderar el trabajo de producción. Se barajaron varios nombres, como el de Brian Eno y Phil Manzanera, hasta que finalmente se optó por el virtuoso Adrian Belew, guitarrista de King Crimson.

La banda se trasladó a la gélida zona de Wisconsin, Estados Unidos, para encontrarse con el equipo de producción.

caifanes-el-silencio-1

Caifanes no vivía su mejor momento a nivel interno, sin embargo, a pesar de las tensiones se fue dando un proceso creativo bastante rico.

Después de varias semanas de encerrona, el nuevo disco tomó forma y el resultado vaya que fue formidable: un total de 14 grandes canciones, cada una con una personalidad propia, pero manteniendo el sello caifanesco.

El disco fue publicado el 29 de mayo de 1992, bajo la firma BMG Ariola. Fue un éxito rotundo en ventas, al superar el millón de copias vendidas.

Las canciones de “El Silencio” de Caifanes

El álbum arranca con la furia de “Metamórfeame”, canción en la que se plasma una telaraña de metáforas con aires de desesperación.

De ahí sigue “Nubes”, uno de los temas que de inmediato se convirtió en una de las canciones más populares de la banda. Destaca el sax de Diego y el riff de guitarra de Alejandro.

Una de las “perlitas” de Caifanes es “Piedra”, en la cual se hace una alegoría a la adicción a las drogas. En este tema se incluye en la parte final un fragmento de música banda, lo cual le da un toque bastante bizarro. Y también hay que resaltar el trabajo realizado por Adrian Belew en la guitarra.

El aire denso y sombrío de “Tortuga” coloca a esa canción como una de las más oscuras del quinteto.

El tema del amor – desamor se aborda de gran manera en “Nos Vamos Juntos”, una especie de balada que brilla por su intensidad y letra.

“No dejes que” es, sin duda, una de las grandes canciones del rock mexicano en la que se incluye uno de los mejores solos de guitarra del rock nacional.

En “El Silencio” se incluye una canción original de las Insólitas Imágenes de Aurora, grupo que estuvo integrado por Saúl, Alfonso y Alenjandro de 1984 a 1987, se trata de “Hasta morir”.

“Debajo de tu piel” es una de las canciones menos conocidas por los no fans de Caifanes, sin embargo es una de las mejores del grupo, ya que posee una atmósfera muy particular creada principalmente por Diego Herrera en los teclados y sintetizadores.

Alejandro Marcovich compuso “Estás dormida”, una gran canción elegante y emotiva a la vez.

Sintetizadores y secuencias electrónicas marcan el arranque de “Miércoles de ceniza”, para después dar paso a un rock crudo.

“El comunicador” es literalmente una respuesta directa al papel de los comunicadores mexicanos que fungían como interlocutores y defensores del Gobierno.

En “Para que no digas que no pienso en ti” podemos escuchar una amalgama de sonidos, que van de un rock convencional, hasta elementos progresivos con ciertos aires latinos.

“Vamos a hacer un silencio” es un tema cargado de una fuerza emotiva enorme: guitarras acústicas, saxofón y una voz lastimera están presentes en esta canción.

El bonus track de este disco es “Mariquita”, cover de un son jarocho, en el que las jaranas suenan maravillosamente.

Comments

0 comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí