‘El Rebelde del Acordeón’ incursionó en la escena musical de México con un genero sudamericano como lo es la vallenata, sin embargo se mezcló de gran manera, dando un estilo único.

El día de hoy conmemoramos el aniversario luctuoso de este gran músico regiomontano, nacido el 6 de abril de 1953, donde no solo tocaba el acordeón de manera magistral, sino que también imprimió un sello muy original y único a un genero musical que fue adoptado en la ciudad de Monterrey sobre todo en una población muy popular.

Celso, en su juventud era un melomano de hueso colorado, donde su deversidad musical tenía como ejemplos bandas anglosajonas como The Beatles, Rolling Stones e incluso musica regional como Los Alegres de Terán; sin embargo uno de los géneros que más se escuchaba en su alrededor en donde residía en la concurrida y popular colonia Cerro de la Campana era sin duda el genero vallenato, principalmente interpretado por músicos y artistas colombianos.

Ahí los sonideros o también conocidas como cintas, eran el pan de cada día en las diferentes casas de este enigmático barrio, en donde incluso los residentes tenían grandes cantidades de vinilos de esta musical de origen colombiano, aquí es donde Celso decide incursionar formando su conjunto llamado Ronda Bogotá en 1975 principalmente conformado por el y su hermanos tocando material original (ojo, no covereados) y teniendo presentaciones en diversos bailes organizados en colonias populares.

Teniendo lanzamientos de sencillos exitosos en los 80 como: ‘La manda’,​ ‘La cumbia de la paz’, ‘El tren’, ‘Como el viento’ se había ganado una gran popularidad. Lamentablemente la recepción que tuvo esta música en la escena musical regia no fue bien vista, sin embargo, el sector más popular adoptó esa música, con un estilo muy propio, dando así una identidad meramente original y sobretodo de manera exitosa.

«¡¿Pero esta música porque no se toca en vivo?!
A ver toca en vivo, ¿no pues quien la va a tocar en vivo?
Pues yo la voy a tocar compadre
Y ahi’ta y ya hace veinte años»

Pionero de este movimiento a finales de los 90 sería el máximo representante del vallenato, Celso Piña con orgullo lo había jactado diversas veces en entrevistas e incluso quedó plasmado en uno de sus éxitos ‘Cumbia sobre el río’ en conjunto con uno de los integrantes de los proyectos que tenían gran auge en los 90, Pato Machete de Control Machete y Blanquito Man.

Te recomendamos: Grandes covers del Rock en México Vol. II

Este tema acompañado del lanzamiento del álbum ‘Barrio Bravo’ catapultaría exitosamente la carrera de Celso Piña a principios del 2000 no solo en la ciudad de Monterrey, sino a nivel nacional e internacional, haciendo justicia a su amplia trayectoria que había empezado de manera independiente, gracias a un acordeón regalado de su padre y que el propio Celso se enseño a tocar de manera solitaria, ya que no tomo ninguna clase para esto.

Este álbum ayudaría a abrir aún más la gran carrera de Celso Piña, provocando que más proyectos independientes vallenatos nacieran, por su parte Piña seguía experimentando su música con diversos géneros que estaban irrumpiendo la escena musical nacional, ejemplos como el guitarrista Alejandro Marcovich,  El Gran Silencio y Café Tacvba, colaboraron con el rebelde del acordeón, incluso festivales de gran magnitud como Vive Latino, Rockodrómo, Festival Internacional Santa Lucía y Machaca lo incluirían en sus elencos, teniendo presentaciones exitosas.

 

Lamentablemente una complicación cardiovascular arrebataría la vida de Celso Piña en el 2019, dejando un gran dolor a la cultura musical regiomontana, sin embargo también dejaría un legado imborrable, donde en diversas ocasiones se le ha homenajeado enalteciendo la vida y la obra de ‘el Rebelde del Acordeón’, donde quiera que este Celso, siempre lo recordaremos con mucho aprecio.

Comments

0 comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí