La legendaria banda de Metal, Black Sabbath, tenía previsto hacer una escala por nuestro país para dar un concierto, sin embargo esto no se pudo realizar.

‘Los padres del metal’, Black Sabbath, sin duda alguna era una banda mediática en el rock a nivel mundial, irrumpiendo desde los años 70 hasta en la actualidad con su obscuridad ganandose el aprecio de milllones a traves de los años.

En México no es la excepción, incluso viniendo en algunas ocasiones a nuestro país, sin embargo, en la historia de Black Sabbath y México hay un lamentable, triste y bochornoso episodio.

Esto pasó en de octubre de 1989, en el bajio mexicano, para ser más en específico en León, Guanajuato y San Luis Potosí (ciudades quizá un poco fuera del radar popular para girar bandas, ya que casi siempre es GDL-MTY-CDMX).

En aquel entonces Black Sabbath vivía una etapa de transición, en donde solo quedaba como miembro original Tommi Iommy, el resto de la banda estaba conformado por Cozy Powell, Neil Murray, Geof Nicholls y Toni Martin; venían girando ‘Headless Cross’ con mucha expectativa en nuestro país sin embargo, fue todo lo contrario.

Todo estaba más que listo, permisos, sede anuncios en radio donde sonaba ‘Paranoid’, carteles y boletos diseñados, hasta un telonero nacional; Raxas.

Te recomendamos:El icónico concierto de Gustavo Cerati en Monterrey.

¿Que fue lo que pasó entonces? ¿Por que ese revés? La respuesta es sencilla, la sociedad guanajuatense no aprobó de gran manera que se llevara a cabo la presentación de ‘Los padres del metal’, grupos religiosos impusados por la diócesis de León, catalogando la presentación como ‘una busqueda de perdición de los valores en la juventud’.

Finalmente el gobierno municipal, revocó los permisos dejando una incognita a los fanáticos y organizadores quienes rápidamente buscaron una alternativa, dejando el Nou Camp de León para poder hacer el ‘tokin’ en el Plan de San Luis, en la ciudad potosina.

Con el apoyo de la Federación Universitaria Potosina, parecía que todo iba bien, incluso se estimaba una venta de boletaje altamente exitosa, con una buena respuesta en la capital de nuestro país, dispuestos a viajar, sin embargo los movimientos religiosos también aparecieron en la capital potosina.

Incluso hasta un poco más agresivos, imponiendo el poder policial, en donde los fanaticos enfundados con playeras de Black Sabbath eran regresados del inmueble sanluisino, incluso algunos quienes se negaban eran detenidos, otros fanáticos encontraron apoyo de vecinos cerca del estadio para no ser detenidos o bien violentados.

Finalmente el concierto no se dio, Black Sabbath daría una conferencia de prensa sobre lo sucedido, pero en la Ciudad de México (quizá el lugar donde se debió realizar, incluso se buscó poder hacerse, pero todo estaba en contratiempo).

Dejando así un episodio bochornoso, absurso, increible y lamentable en la historia del Rock en México.

Comments

0 comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí